Por Marta Ordóñez Aguirre

Técnico Superior en Audiología Protésica y alumna-colaboradora de la Escuela de Audiología de SAERA

¿Últimamente le tienen que repetir las palabras? ¿A veces hay cosas que no entiende? ¿No sigue la conversación si hay ruido o hablan varios a la vez? ¿Tiene que poner más alta la TV? … Estos son algunos de los signos que pueden indicar que necesita hacerse una revisión auditiva.

No es un problema raro y, aunque su frecuencia aumenta con la edad (presbiacusia), cada vez son más los jóvenes y adultos afectados por este tipo de problemas. Y lo peor del caso es que se estima que cerca de la mitad de las personas con pérdida auditiva no son tratadas a tiempo.

Audifonos

En España cerca de 3 millones de personas tienen algún problema auditivo, lo que representa el 8 por ciento de la población, siendo la tercera afección en importancia después de la artrosis y la hipertensión. Esta situación afecta y condiciona la calidad de vida de personas de todas las edades. El desarrollo del lenguaje oral, del pensamiento y las relaciones con los otros dependen de nuestra capacidad auditiva. La sociedad no está concienciada sobre ello, pero según diversos estudios la hipoacusia, si no se trata convenientemente, pueden llevar a la persona a sentirse insegura, sufrir discriminación, soledad y aislamiento.

La hipoacusia es la disminución o alteración en la función de la audición. Los grados y tipos pueden ser distintos (desde hipoacusia leve hasta la profunda, de transmisión, neurosensorial o mixta), y en cada caso el paciente necesita un diagnóstico y tratamiento personalizado.

En la mayoría de los casos una prótesis auditiva o audífono ajustada a cada caso y bien adaptada, mejora o soluciona el problema. Un audífono es un dispositivo electrónico a pila que amplifica de forma selectiva el sonido para permitir una mejor comunicación. Los audífonos reciben el sonido a través de un micrófono, que luego convierte las ondas sonoras en señales eléctricas. El amplificador aumenta el volumen de las señales y luego envía el sonido al oído a través de un auricular (http://es.wikipedia.org/wiki/Audífono).

Existen varios tipos de audífonos, de diferentes marcas, diseños y tamaños. Cada uno de ellos ofrece ventajas diferentes y responden mejor a cada tipo de pérdida: Los audífonos intra-auriculares caben completamente en el oído externo, mientras que los audífonos retro-auriculares  se usan detrás del oído y están conectados a un molde plástico que cabe dentro del oído externo.

Al elegir un audífono, se debe considerar su capacidad auditiva, su trabajo y actividades, sus limitaciones físicas, trastornos médicos y preferencias estéticas, así como el coste. Hoy en día la gama de precios es amplia y se suelen dar facilidades de pago en la mayoría de los centros. Para obtener resultados satisfactorios se requiere de un proceso de adaptación y aprendizaje, a través de revisiones periódicas con su audioprotesista.

En todo caso, si conocen a alguien con este tipo de problemas no esperen para remediarlo. Es recomendable una visita a tiempo al otorrino o acudir a hacerse una revisión audiométrica gratuita a un centro auditivo, para que le informen y buscar soluciones. Y no olvide que llevar audífono no es sinónimo de ser mayor u otras connotaciones, sino de querer oír mejor.

 

Leave a Reply

 
 
Facebook
LinkedIn