Pérdida auditiva y déficit cognitivo, ¿van siempre juntos?