Por María Pilar Sandoval Leal
Fonoaudióloga y alumna del Máster en Audiología Clínica y Terapia de la Audición de SAERA

 

¿Cuál es la evolución en el tiempo de los métodos de enmascaramiento clínico en la audiometría tonal para la obtención de umbrales de vía aérea y vía ósea?

Actualmente es consenso generalizado que la Audiología Clínica presenta ciertas incógnitas en la evaluación auditiva: una de ellas y más importante tópico, es el Enmascaramiento Auditivo en Audiometría Tonal.

Investigadores en audiología concluyen que existe disparidad en la aplicación de los mismos. Uno de ellos, como representante de esta búsqueda, fue Robert Turner quien en su publicación del Redux I en 2004, inicia la investigación para dar una alternativa al uso del método más enseñado hasta ese momento, el Método de Meseta de Hood (1969). Turner, basado en observaciones propias y en estudios de otros investigadores como Martin, F., Armstrong, T., Champlin, C. (1994) muestra que este método fue abandonado por los mismos estudiantes (ahora profesionales) en sus prácticas clínicas por dos razones: la primera por el gran tiempo que demandaba y la segunda por la propensión a la fatiga auditiva debido a los excesivos incrementos en los niveles del ruido enmascarante.

A su vez, y para contextualizar en este país, la actual norma chilena sobre exámenes audiométricos (NCh 2573/1-2001)  7 está basada en la norma ISO 8253-1 de 1989, la cual fue revisada y confirmada por última vez en el año 2010.

Para obtener la mayor comprensión posible de las contribuciones al Enmascaramiento Auditivo que han aportado los métodos “Paso a Paso”, “Meseta”, “Optimizados”, y “Método de Máximos y Mínimos” se desarrollarán cada uno de ellos en el PDF que el lector puede descargar a continuación.

LECTURAS RECOMENDADAS

Título: Percepción Auditiva

Autor: Claudia Mercé Peris

Resumen:  ¿Por qué sabemos que un sonido es agudo y otro grave? ¿Cómo diferenciamos el canto de un gorrión del sonido de la sirena de una ambulancia? ¿Dónde se produce la percepción auditva, en el oído o en el cerebro?

A través de los capítulos de este Manual el lector va a poder responder a estas preguntas y a muchas más acerca de cómo percibimos los sonidos y cómo influye a la audición en el ser humano. Aprenderá cuáles son los principales procesos que nos permiten escuchar un sonido, desde que el oído capta una señal sonora hasta que el cerebro transforma esas vibraciones en una experiencia sensorial consciente. De igual modo, entenderá cómo se producen los diferentes fenómenos sonoros y cuál es el papel que tiene la atención, la memoria y otras funciones cognitivas para que podamos reconocer patrones sonoros tan cotidianos como la música o el habla.

Título: Desórdenes del Procesamiento Auditivo Central. Una perspectiva desde la Neurociencia.

Autor: María Alicia Bianchi

Resumen: Este libro, junto con dos destacadas colaboradoras la Dra. Nora Neustadt y la Lic. Mónica Rousseau, pretende comentar y explicar lo referido al tema Procesamiento Auditivo Central (PAC).

La audición es esencial para la adquisición y la expresión del lenguaje. Sirve de base para la comunicación verbal, la forma más común de interacción social.

El deterioro auditivo y la pérdida de la audición representan incapacidades que limitan una comunicación eficaz. El proceso de audición, es decir, la acción de oír, comienza cuando las ondas sonoras llegan a la membrana timpánica que se localiza en el final del Conducto Auditivo Externo (CAE). La vibración consiguiente de la membrana timpánica convierte las ondas en energía mecánica, con lo que los huesecillos del oído medio yunque, martillo y estribo se mueven de un lado a otro. Esta energía mecánica se transforma en energía eléctrica en el líquido coclear del oído interno.

El patrón de ondas en el oído interno estimula las células sensoriales de la cóclea que transforman la energía eléctrica en impulsos nerviosos. Estos impulsos son transmitidos por las fibras del VIII par a los núcleos cocleares del tronco cerebral. Las células cocleares los proyectan hacia los múltiples puntos sinápticos del tronco cerebral y el tálamo, antes de transmitirlos a la corteza auditiva primaria, en la circunvolución de Heschel que se localiza en la superficie superior del lóbulo temporal. Los impulsos auditivos viajan desde la corteza auditiva primaria y secundaria hasta el área de Wernike (lenguaje asociativo).

 

 

Deja una respuesta